jueves, 1 de noviembre de 2012

Gachas


Ingredientes:
1 litro de leche. 1/4 litro de aceite. 60 gr de pan (del día anterior). 100 gr de harina. 250 gr de azúcar. 1 cucharadita de café de matalahuva.

Elaboración:
Este postre es típico de los primeros días de noviembre, aunque cae bien en cualquier época del año. En esos días en que las familias se juntan (me resisto a hablar en pasado) para recordar a los que ya no están, aquí con nosotros, en la confianza que ocupen un buen lugar junto a Hacedor de todas las cosas, habitualmente la Madre de la familia, o sea la más querida y respetada, suele aparecer, en los postres, con unas cazuelillas de barro para que probemos sus gachas; siempre con la misma condición: “Éste, será el último año que las hace, pues ya está muy mayor”.
A primeras horas de la mañana la casa se va inundando de un característico olor a harina tostada y matalauva y la leche caliente va tomando espacio en nuestras sensaciones. Los demás miembros de la casa cariñosos y zalameros irán pasando como en procesión a darle un apretujón a la cocinera y untar el dedo en el deseado manjar, mientras ella…
Cortará el pan en cubitos pequeños y los freirá en una sartén honda con el aceite fuerte; al echar el pan, rebajará el fuego para no quemar los “tostones”, conforme se vayan dorando los sacará y reservará sobre papel absorbente.
Después de limpiar el aceite sobrante le añadirá la harina para que se tueste ligeramente junto a una pizca de matalauva y poco a poco irá chorreando la leche y comenzará la verdadera faena: mover y mover con energía hasta conseguir que espese, evitando que hagan grumos y añadiendo el resto de matalauva y el azúcar.
Para acabar, repartirá ese líquido blanquecino y pastoso en las cazuelitas, ligeramente engrasadas en aceite y las dejará reposar después de echarle unos tostones a cada una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario