jueves, 20 de diciembre de 2012

¿Viajar? ¿Comer? ¡Soñar!

A la orilla del Atlántico; una botella de vinho verde y una cazuela de ostiones de la ría. Como se deben de tomar ambos: el vino frío, en copa helada; los ostiones al vapor, sin apenas agua en la cazuela, para que ellos suelten la suya al calor del fuego; y solos, sin nada que te pierda; ni sal, ni laurel, ni pimienta, ni limón. Nada. Y justo el tiempo en la lumbre para que se abran los más sensibles.

Al  fondo un pequeño tablao, dos sillas y dos mujeres: una joven, con unos inmensos e inquietos ojos que apenas parpadean y parecen buscar dónde descansar; la otra mayor, muy mayor y elegante, muy elegante, con un mantón sobre sus hombros, una mirada al infinito y unas manos, ya descarnadas, que son dos palomas al viento que se posan, allá en el regazo, acá sobre el pecho, que se besan en pleno vuelo. Cantan a la par coplas de amores y desengaños, de la tierra y de sus campos, de la mar y de sus barcos, del trabajo y de nuestro paro. Cantan de la vida y a la vida.

A la mesa, a mi lado, lo que un día fue sueño, incluso una quimera; hoy es la realidad que me mueve, que fustiga mis deseos y enciende mi corazón. No son sus manos, ni sus ojos, ni sus labios, ni sus pechos, ni sus caderas o cintura, no es ningún trozo de ella. Es ella al completo; sus abrazos con sus miradas; sus besos con sus caricias; sus bailes con sus descansos, sus tranquilas palabras de ánimo. Toda ella la que me pierde y la que me gana.

Con ella para qué viajar o comer. Ella, siempre me hará soñar.    

14 comentarios:

  1. Si queréis más relatos inspirados en el título de nuestro blog, entrad en "julianoelapostata56"

    ResponderEliminar
  2. Inspirarse en lo bueno que acontece, en lo que algunas veces nos hace pensar que el mundo tiene una parte propia que nos pertenece, son nuestros sueños hechos de realidades vividas y por esperar, no nos fallan, nos acompañan siempre apegados en nuestros sentidos.

    Felices Fiestas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. la verdad, lo voy a decir con mi lenguaje de calle: esto está de putísima madre...
    también lo puedo decir con mi lenguaje de ...con otro lenguaje...has sabido escribir una nota de amor y de delicadeza, un texto breve y delicado y pleno de amor y de sabor simple, simple como la comida que nos has descrito, simple pero henchida de sabor...
    he dicho...
    medio beso, paco.

    ResponderEliminar
  4. Un sibarita que sueña y disfruta la vida con placer!...quién pudiera! ejjejee
    Muy buena propuesta la tuya!
    Saludos jueveros.
    =)

    ResponderEliminar
  5. No añadiría ni una gota de Ribera del Douro o del Penedés, ni una gamba gaditana o de Palamós, ayyy, ni jabuguito, ni percebes, o fino, queso zamora, caña lomo...!basta!
    Nada de basta, carpe diem respira tu enunciado. Me sobran las dudas de tu relato, lo dejo en (con tu permiso)en afirmación: Viajar, comer, soñar y...el toque delicioso de amar !salve amigo!

    ResponderEliminar
  6. Pues no está nada mal el plan... yo también me apunto a las tres cosas!
    Un beso, compañero de manos.

    ResponderEliminar
  7. Nos has puesto un bonito mantel para sugerirnos la comida, acompañada de un buen vino con pasaje y al sonido del cante nos has hecho soñar. Tu blog afirma las ganas de vivir.

    Un abrazo paisano.

    ResponderEliminar
  8. Acá comer, no es una necesidad, es un placer de los dioses. Aca la vida es un viaje, si la llenamos de sueños. Acá es bonito quedarse con los codos apoyados en la mesa, brindar con una copa de vino (que vos tendrás a bien sugerir) y escuchar lo que tenés para contar...

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Viajar proporciona un placer inmeso, comer...¿no es acaso uno de las exquisitos placeres?. Soñar ... no tiene precio, y sobre todas esas cosas AMAR, porque el amor nos trae de la mano la culminación de todos nuestros sueños, sobre todo si es correspondido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El nombre de tu blog me gusta, tres ideas que me parecen fundamentales. El relato con que lo cuentas me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Podría valer con soñar, el más potente, donde las descripciones y los sabores son ilimitados, donde lo que lo valida como vital es el amor que viene por añadidura.
    Pero ilustremos el sueño con viajes y comidas que nos movieron el piso, un pie de foto nunca está de más.

    Quedó claro lo del nombre!!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. vaya, buen relato lleno de comida, versos en vuelo y muchos sueños

    ResponderEliminar
  13. Excelente Paco, que manera de hacer honor al nombre de tu blog. Un texto casi poético que derrama al final toda su belleza.
    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  14. Lo que se dice CARPE DIEM total, aplauso, estoy contigo.

    ResponderEliminar